LA TRIBU

UNA NAVIDAD DIFERENTE Y SOSTENIBLE

Existen muchas razones para que estas navidades sean distintas y especiales. La principal, nos estrenamos como padres. La llegada de un nuevo miembro a la familia hace que nos hagan especial ilusión estas fechas. Sobre todo a mí, que suelen generarme cierta tristeza. Los últimos años ni siquiera hemos puesto belén, ni árbol de Navidad, ni ningún motivo navideño. Yo no soy especialmente navideña y mi chico menos aún. Entonces, ¿por qué celebrar la Navidad? Pues porque quiero que mi peque disfrute de todo ello. Cuando era niña me encantaba esta época del año.

Ninguno de los dos somos creyentes, pero hace 2000 años eso no era un impedimento para disfrutar de estas festividades. Si hacemos un poco de historia, fue el Papa Julio I en el 350 de Nuestra Era quien eligió el 25 de diciembre para conmemorar el nacimiento de Jesús de Nazaret. Esta elección no fue hecha al azar, coincidía con la fiesta pagana del solsticio de invierno que tenía como eje principal la agricultura. La jugada fue perfecta porque con el tiempo el origen pagano se perdió en beneficio de la fiesta religiosa. Hoy en día sucede más bien lo contrario, celebramos la Navidad más por un motivo cultural que religioso.

Sobre todo queremos celebrar estas fiestas porque nos apetece, aunque nuestra celebración de la Navidad no va a ser muy convencional. Queremos unas fiestas coherentes con nuestras creencias, o lo que es lo mismo, una Navidad  laica y sostenible. Debemos tener en cuenta que durante estas fiestas cada español puede llegar   a emitir a la atmósfera unos 530 Kilos de CO2 aproximadamente, según una investigación realizada por la Universidad de York en 2007. Supone el 5,5% del CO2 de todo el año.

Un tercio de nuestras emisiones corresponden a la iluminación, un 4% a la alimentación y un 15% a los desplazamientos. De entre los medios de transporte más contaminantes está el avión. Sin embargo, las compras y regalos constituyen el 48% de nuestras emisiones. Estos últimos datos nos confirman que la Navidad se ha convertido en una fiesta consumista y poco respetuosa con el medio ambiente.

Nosotros queremos celebrar la Navidad pero limitando nuestras emisiones de CO2. ¿Y eso cómo se hace? Pues en eso estamos. La primera discusión es si ponemos adornos navideños o no. Hemos decidido renunciar a los adornos que se venden, entre otras razones, porque en su elaboración y envasado se utilizan tanto subproductos del petróleo como polímeros tóxicos como el PVC. Teniendo un bebé que se lleva todo a la boca no parece lo más aconsejable. Además, estos productos no son biodegradables.

Por todo esto, hemos optado por elaborar algún adorno utilizando materiales reciclados. Nos parece algo muy divertido y aunque Nano es aún muy pequeño, en el futuro podremos disfrutar de esta actividad en familia. He encontrado páginas donde dan ideas de cómo elaborar tus adornos con material reciclado como http://manualidadesnavidad.org/reciclaje/. También hay tutoriales muy interesantes, en esta página http://soymamaencasa.com/2012/11/adornos-de-navidad-reciclados-41-tutoriales.html podéis encontrar una recopilación de tutoriales de Youtube, en total 41, en general fáciles de hacer y bien explicados.

Otra idea es elaborar adornos comestibles, parte de la diversión es cocinarlos y por supuesto, comerlos. Hay adornos de todo tipo, en esta página podéis encontrar un buen número de árboles de Navidad comestibles http://www.1001consejos.com/arboles-de-navidad-comestibles/. También se pueden hacer galletas con forma de estrella, árbol o renos. En Ikea venden unos moldes de acero inoxidable de figuras navideñas a muy buen precio que te servirán para hacer galletas durante mucho tiempo. Este es el enlace http://www.ikea.com/es/es/catalog/products/80286447/. Además en esta página http://cocinayvino.net/tips/tips-de-cocina/3599-adornos-de-navidad-comestibles.html encontraréis ideas divertidas como crear unos detalles navideños hechos con rodajas de naranja.

Otra decisión a tomar es si colocamos un belén o no. Yo soy partidaria de lo clásico, sin embargo, mi pareja se decanta por un belén reconvertido en pueblecito de invierno. En él le daremos un lugar de honor a nuestros gatos con tres figuritas gatunas. Hemos renunciado al alumbrado navideño: gasta mucha energía y contamina.

Hay  otras cosas que no tienen cabida en nuestra Navidad, como el consumismo exacerbado y las grandes comilonas. Sobra decir que hace tiempo que estas fiestas se han convertido en puro consumismo sin control, así que hemos decidido limitar el número de regalos que le hagan a nuestro pequeño. Sólo un regalo y priorizando cosas que necesita, al fin y al cabo todavía es muy pequeño para pedir juguetes. Además, preferimos elegirlo nosotros.

No soy la única que pasadas estas fechas ha ganado alguna vez algún kilo que luego es casi imposible perder. Es la época del año en que más abusamos de la comida, constantemente se nos ofrece como un reclamo al que es imposible resistirse. Todos los años mi madre cocina para Nochebuena y, aunque ya no somos los mismos, ella sigue cocinando para un regimiento. Luego llega la regañina esa noche porque no hemos podido comer todo lo que ella ha preparado, ¿os suena?

Hace poco que hemos adoptado una alimentación ovo- lacto- vegetariana (resumiendo la palabreja, no comemos ya ni carne ni pescado) y queremos seguir manteniendo estos principios por el bien del medio ambiente y de nuestra salud. Solemos hacernos un viaje aprovechando el cambio de año pero en esta ocasión nos vamos a quedar en casa. Por eso estamos diseñando un menú vegetariano para fin de año, va a ser difícil  no incluir ni carne ni pescado pero no imposible. Cuando lo tenga lo compartiré con vosotras por si alguna se anima a preparar alguna de las recetas.

Por último, os dejo un enlace a Greenpeace http://www.greenpeace.org/espana/es/Que-puedes-hacer-tu/Otras/Receta-para-una-Navidad-Sostenible/ donde dan una serie de consejos para una Navidad con un menor impacto medioambiental. Son recomendaciones sencillas y fáciles de adoptar.

¿Y vosotras os animáis a apostar por una Navidad diferente? ¿Se os ocurre alguna otra idea?

 

Anuncios

3 comentarios sobre “UNA NAVIDAD DIFERENTE Y SOSTENIBLE

  1. Me a gustado mucho, me siento identificada en algunas cosas, pero eso de limitar los regalos y las comilonas pueden conmigo, cuando lo digo parezco la rara, el ogro o una exagerada jajja pero en fin… Se q no soy la única. Un beso

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Hola Tania! Me alegra mucho que te haya gustado. En mi familia pasa lo mismo, yo siempre soy la rara. Mi cuñado me llama la bioverde, con eso te digo todo. Un beso enorme y gracias por dejar un comentario

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s